Ciudad y Región
De la vidriera de Falabella a la propia: ex trabajadoras se reinventan
De la vidriera de Falabella a la propia: ex trabajadoras se reinventan
06-02-2022 12:17:19

Ver Galeria
Dos ex empleadas de la tienda cuentan cómo salieron adelante luego del cierre del comercio. La esquina de Sarmiento y Córdoba sigue sin encontrar un proyecto que levante sus persianas
Con autogestión y mucho empuje. Así describen y llevan adelante sus emprendimientos dos ex trabajadoras de Falabella, la tienda de capitales chilenos que en junio pasado decidió cerrar la sucursal local y más tarde concretó su salida del país. En Rosario fueron alrededor de 110 los empleados desvinculados en la tradicional esquina de Sarmiento y Córdoba, y aunque la empresa confirmó que todos cobrarían la indemnización correspondiente, en plena pandemia iba a ser difícil encontrar un nuevo trabajo en relación de dependencia. Analía Urrutia trabajó 19 años en Falabella, comenzó como repositora, luego fue vendedora y finalmente jefa de Ventas. "Estuve en muchos sectores, en Hombres, en la parte juvenil, en Deportes, Damas, Accesorios, Lencería y terminé en Bazar y Gourmet", cuenta. En su experiencia dentro de la tienda, tuvo personal a cargo, organizó stock y coordinó el sector de decoración, ubicado en el subsuelo. "Cuando se empezó a hablar del cierre, tuve la esperanza hasta el final de que íbamos a continuar", relata. "Sé de muchos compañeros que han conseguido trabajo en el rubro de comercio, otra compañera trabaja como community manager, hay compañeros que se han dedicado a emprendimientos familiares y le pusieron mucha energía a eso; y otra gente que todavía está buscando", dice Analía, quien actualmente trabaja como vidrierista."La pandemia fue significativa para muchas empresas y, en lo particular, empecé a notar algunos recortes en el presupuesto, como ciertos beneficios que teníamos los empleados, que se iban acotando. En el último tiempo, hasta hubo recortes en el pedido de los elementos de limpieza. No era ilógico que algo así sucediera en los momentos de crisis que generó la pandemia, pero tuve una intuición y decidí irme antes del cierre", expresa Noelia Folis, también ex trabajadora de Falabella. Como muchos otros, nunca pensó que la tienda, tan anclada en el centro de la ciudad, iba a bajar las persianas definitivamente. "Jamás hubiera pensado que iba a terminar así, cerrando rápidamente. De todas maneras, tuve una intuición y me fui en el primer retiro voluntario que la multinacional ofreció antes del cierre total", explica. El cierre de Falabella fue traumático para muchas de sus compañeras, admite. "Con algunas ex trabajadoras todavía somos amigas, sé que a algunos les costó más encontrar trabajo y otros que todavía siguen buscando. Algunas hicieron cursos, como de peluquería; sé de cajeras que siguen siendo cajeras en otras empresas de la ciudad. Si ponés en tu currículum que trabajaste en Falabella suma mucho a la hora de buscar trabajo", explica Folis.La joven de 35 años es diseñadora equipacional y trabajó once años en la tienda. Pasó por diversos sectores: fue vendedora, jefa de Ventas y finalmente fue jefa del área que se encarga de lo visual, como decoración y vidrieras. "Falabella siempre me demandó mucho; de once años que trabajé, siete tuve un puesto con gente a cargo y mucha responsabilidad. Pero me di cuenta de que era hora de priorizar mi vida personal. Costó tomar la decisión de irme, porque estaba cómoda, segura con ese trabajo, pero sabía que no iba a ser para toda la vida", admite Noelia. En las redes sociales se define como "una apasionada de la deco para el hogar" y aclara que diseña y realiza cada pieza con sus manos, de manera artesanal. Aymara_disegno es el nombre de su emprendimiento, en el que colaboran también su madre y su novio, a quien conoció en Falabella y tiene una hija de 5 años. "Él es administrador de empresas, así que me ayuda con los números, los costos y los gastos; y mi mamá me estuvo acompañando en las ferias. Me gustaría tener mi propio showroom, pero por ahora prefiero invertir en puestos en las ferias, tuve un diciembre muy bueno con las ferias de Navidad". Además, cuenta que los clientes valoran la atención y el producto personalizado, y espera seguir creciendo para poder incorporar una costurera o una tejedora. "Manejo mis horarios porque trabajo de manera freelance, soy monotributista, lo que implica que no tenés aguinaldo ni ciertos beneficios de trabajar en relación de dependencia. A veces se hace difícil, pero me encanta lo que hago. La clave es tratar de sostener tu emprendimiento en el tiempo, la autogestión y la relación con el cliente", explica la joven. Por su parte, Vidrieras.Mas es el perfil en redes sociales donde Analía Urrutia muestra su trabajo, se ofrece como vidrierista, deja tips y muestra sus trabajos en las distintas vidrieras que decora por la ciudad. “En marzo del año pasado decidí iniciar en la galería La Favorita un curso como vidrierista, algo que siempre me apasionó. Lo hice mientras trabajaba en Falabella: no volvía a mi casa, me quedaba en el centro estudiando. En junio cerró Falabella y en julio, por una recomendación, me contactan los chicos de Midway, en la galería La Favorita. A ellos les armé mi primera vidriera”, recuerda.Durante agosto pasado, Analía estuvo dos meses armando la decoración y vidriera de una vinería, y a fines de 2021 comenzó en el bazar Ardel, de San Martín y Mendoza. “Falabella tiene unas vidrieras impresionantes, hermosas, la tienda por dentro es una belleza. Estaría bueno que vuelva a estar abierta y que vuelva a tener vida. Quien sea que esté, ojalá haya algo pronto, es un lugar hermoso de la ciudad”, concluye Analía. Continúan las persianas bajas Medio año después del cierre de Falabella no hay noticias sobre qué proyecto podría devolverle la vida al mítico edificio de Sarmiento y Córdoba. Funcionarios de la Municipalidad indicaron que hasta el momento no aparecen emprendimientos que puedan ocupar el inmueble de La Favorita. Además, la noticia del cierre de la tienda abrió la discusión sobre el futuro del microcentro de la ciudad, en medio de locales que bajan las persianas y donde hace meses hay comercios con el cartel de “Se alquila”. El año pasado, un grupo de comerciantes de la peatonal liderados por Nelson Graells se puso en campaña para poner un shopping multimarcas, pero finalmente no acordaron en términos económicos con los propietarios. Luego de que naufragara esa propuesta, apareció otro grupo interesado, conformado por empresarios y financistas locales. Las gestiones se dieron en un clima de hermetismo con la Compañía Asturias SA, los administradores del fideicomiso. En esta oportunidad, inversores querían alquilar el inmueble, segmentar el espacio, y ofrecerlo a aquellos comercios que se quieran instalar. La intención era similar a la de un paseo de compras. Finalmente, todo quedó en stand by para un lugar emblemático de la ciudad, que podría generar cientos de puestos de trabajo. Y en especial, devolverle a la ciudad el brillo de una esquina históricamente en movimiento.

 

Mas Noticias de Ciudad y Región:

.:Dos mujeres heridas a balazos en distintos hechos durante el fin de semana

.:Tarifa de taxis: los dueños de chapas denuncian un desfasaje de costos y piden un aumento del 70%

.:Nuevas chapas de taxi: las solicitudes duplicaron el cupo

.:Decenas de estudiantes se quejan porque les bloquearon la tarjeta Movi sin previo aviso

.:Desde este lunes, los mayores de 18 años pueden aplicarse la tercera dosis sin turno

.:Boletas de luz más caras: autorizan a la EPE a aplicar un 25% de aumento

.:De la vidriera de Falabella a la propia: ex trabajadoras se reinventan

.:Javkin y la escalada de violencia en Rosario: "No se aguanta más"

.:Triple crimen en una boda en Rosario: "No era una fiesta inocente, era una película de El Padrino"

.:Coronavirus en Rosario: la ciudad reportó 1.186 casos y la provincia de Santa Fe informó 4.123


Clima
Ver el tiempo
Cotizaciones
Publicidad
Ver resultados...